smile

 

¿El Arte Puede Amejorar las Vidas de Los Ninos?

 

De Mona Brookes

Autora de: “Dibujando con niños”

Fundadora de: Monart Drawing School Franchise Chain

 

Por 27 años he tenido la oportunidad única de seguir las vidas de miles de niños en relación con un programa de dibujar que yo diseñé. Cuando primero empecé a enseñar mi currículo, que se llama Monart, pensé que era simplemente para mostrar a gente de toda edad el mundo de dibujar y ayudarlos a disfrutar de mi pasión. Poco pensé que dentro de alguños años yo iba a estar más interesada en los beneficios secundarios del programa que en el dibujar propiamente dicho.

 

Tenía como 800 estudiantes en la primera Escuela Monart y en los sitios satélites. La mayor parte de los estudiantes empezaron cuando tenían como 4 o 5 años y muchos continuaron hasta la pre-adolescencia. Esto me daba un grupo bastante grande de niños para permitirme de seguir de cerca su desarrollo y crecimiento, no solamente en su habilidad para dibujar, pero también en sus vidas personales. Los padres a menudo me decían que sus niños hiperactívos y distraídos hacían mejor en la escuela y encontraban una actividad que remplazaba lo de mirar la televisión obsesivamente o de estar aburridos. Oía anécdotas como “la única cosa que la sostuvo durante nuestro divorcio fue su amor por el arte y por trabajar en los dibujos de clase,” o “Juan fracasaba en la escuela y estaba muy distraído. Aprendió a concentrar y su habilidad para concentrar creció gracias a su amor para crear arte” o “Dibujar es la primera cosa en que puso su energía y pensamiento serio porque le gusta tanto. Ahora esa energía aparece en otros temas.”

 

Dentro de algunos años mis profesores empezaron sus propias Escuelas Monart y yo siempre oía los mismos resultados positívos de los padres. Me preguntaron si podía escribir libros del proceso y literalmente cientos de miles de profesores de todo el mundo empezaron a relatar los mismos tipos de resultados. Profesores en escuelas públicas decían que si consistentemente usaban las lecciones de currículos académicos que diseñé, los estudiantes amejorarían sus habilidades de leer y escribir tanto como 20al final del año. Explicaron que las habilidades de percepción visual que los estudiantes adquirían gracias a los ejercicios de ojos los ayudaban a enfocarse y concentrarse y que la actividad de dibujar realísticamente aumentaba las habilidades de resolver problemas.

 

Nunca hubiera podido imaginar que solamente el empezar algunas clases de arte iba a terminar con resultados tan poderosos y estimulantes. Nunca me canso de ver un padre traer un niño deprimido o inseguro y de ver sus ojos alumbrados con la magia de crear un diseño que les gusta. Es tan gratificador de ver un niño que padece de “ADD” o “ADHD” ejercer sin problemas y hacer maravillas en algo que les gusta. Estoy tan agradecida que puedo hablar con padres y educadores y darles una herramienta que tiene motivación innata y que les garantiza resultados con éxito a toda edad.

 

Supongo que no es un accidente que el enseñar arte me vino tarde en la vida. Mi primera carrera fue ayudar a niños y jóvenes turbados, sin enfocarme en mi interés en el arte. Por 17 años antes de Monart trabajaba con niños dentro de las facilidades en clínicas siquiátricas, centros de detencíon juvenil, clínicas para rehabilitación de drogadictos, y prográmas para buscar trabajo. Tenía un grado en sicología y pensaba que siempre trabajaría en ese campo. Pero, siempre hacía mi arte por el lado y siempre me consideraba como una artista de salón. Tenía supervisores excelentes quienes me mostraban cómo tener éxito con niños difíciles y tenía más éxito que lo promedio, ayudándolos a cambiar. Entonces, simplemente me agoté.

 

Cuando dejé de trabajar con los oprimidos y turbados, me imaginé una nueva vida, una vida completamente envuelta en sostenerme con mis habilidades artísticas. Pero nunca hubiera imaginado que esta aventura me dirigiría eventualmente a ser dueña de una cadena de escuelas de arte, a escribir libros de arte y cómo la gente aprende y a estar completamente sumergida también en distritos escolares por todo el mundo. He tenido la opportunidad única de trabajar muy cerca dentro de escuelas públicas y privadas, sin tener que ser empleada de ellas. Esto me ha dado una impresión diferente de lo que pasa dentro de ellas.

 

En los últimos meses han aparecido nuevas protestas de “¿Qué es lo que está pasando a nuestros niños?,” “¿Por qué no pueden aprender?”, “¿Hay realmente un aumento de tontos en América?” Bill Gates ha estado dando discursos sobre su preocupación que las últimas dos generaciones de graduados no sean capaz de darnos una fuerza laboral que puede funcionar efectivamente. El ensayo de cubierta de Time Magazine de enero 2005 era entitulado “Simplemente no crecen,” con una foto de un hombre adulto sentado en una caja de arena y un subtítulo que dice “Les presento a los Twixters, adultos jóvenes que viven de sus padres y que saltan de un trabajo a otro.” Esto me ha inspirado a entrar de nuevo en el campo y compartir mis experiencias nuevas y opiniones sobre este tema.

 

Después de 25 años trabajando con las escuelas estoy viendo un fenómeno nuevo. Los padres no están esperando más para que las escuelas lo “hagan bien.” Están dando a sus niños las artes y nuevas maneras de aprender en casa. Llevan a sus niños a establecimientos comerciales para aprender a leer y hacer problemas de matemáticas, y a campos de futból y los YMCA para educación física, y a Grupos de Jugar para enseñarles a aprender mientras juegan. Finalmente estoy diciendo a los padres “No esperen a que las escuelas les provean con las artes de nuevo. Tal vez no occurirá. Pueden encontrar maneras de dar estos regalos a sus hijos en casa.”

 

Mi consejo más grande tiene que ver con que tipo de cosas proveen a sus niños. La televisión mata el cerebro y los juegos de video parecen excitarlos mucho para estar conectados de una manera mala. Piensa en comprar abustecimientos de arte en vez de pilas de juguetes sin fin. Todos queremos complacer a nuestros niños y puede tomar una mano fuerte para resistir a la salida fácil. Pero si les proveen con algo diferente que les gusta, la transición puede ser más rápida de lo que uno piensa. Mi propio hijo se rebeló cuando eliminé la televisión. Treinta años después ha decidido de hacer la misma cosa con sus niños por las muchas cosas que disfrutaba cuando no la tuvo más. No he tenido televisión por 30 años. Yo sé que nunca hubiera expandido mi mundo hasta lo que tengo ahora si todavía la tuviera.

 

Hay todo tipo de herramientas de aprendizaje en computadores que son divertidos. Encuentre a los que no muestran violencia o estrés. Tal vez piense que no importa mucho, pero créame que sí importa. Muchos de los delincuentes adolescentes jóvenes con que trabajaba citaron a un acto violento en particular que estaban copiando de la televisión o de las películas. Era obvio cuando uno trabajaba con jóvenes violentos cuánto eran afectados por programas violentos. Personalmente, recomiendo que el arte también puede dirigirse hacia el lado bello en vez de al lado oscuro. Algo mágico y bello occurre a un niño que dibuja diseños bellos. La naturaleza y los pájaros fascinan a los jóvenes y pueden pasar horas haciendo diseños muy lindos de sus favoritos.

 

Si usted quiere que su niño disfrute del arte en la casa, tiene que crear un espacio donde pueda ocurrir. Tenga una superficie como una mesa o un escritorio donde siempre estén los abastecimientos y puedan regresar para terminar un proyecto o continuar trabajando en él. Si quiere que estén envueltos en el mundo del arte, tiene que aislar la experiencia. Tenga un lugar silencioso y quieto donde no hay música fuerte o distracciones. Si hay hermanos de varias edades, trate de separarlos en donde no se distraigan el uno al otro. Resista el hábito de dar su opinión, negativa o positiva. No hay una manera correcta o incorrecta de hacer arte. En ese caso, está solamente imponiendo sus preferencias a su niño. Dígales que no le pregunten de dar su opinión o su alabanza. Dígales que quiere que dibujen para ellos mismos y no para Ud. Es increíble cómo esto les libera a ser más creativos y encontrar sus propias maneras de expresarse. Todos los dibujantes empezaron copiando ideas, incluyendo Picasso y los Maestros. No esperen que dibujen de su propia imaginación. Deja que miren imágenes y fotos para combinar ideas. Esto es lo que hacen todos los dibujantes realísticos. No esté tentado de interferir en sus trabajos y ayudarlos. Esto no conduce al crecimiento y a la confianza en uno mismo. A los artistas no les gusta todo lo que hacen. No es realista que cada intento guste. Las frustraciones desaparecen cuando uno acepta esto. No hay errores; uno simplemente hace algunas cosas que no le gustan. Uno puede escoger de cambiar cosas que a uno no le gustan. Aquí es donde viene la habilidad de resolver problemas y esto se reflejará en otros temas. Uno roba a su niño el pensamiento creativo y el resolver problemas si uno trata de hacerlos demasiado confortables o de dar alabanzas para que acepten algo que no les gusta. Todas la frustraciones se eliminan con “¿Y qué? A los artistas nunca les gustan todas las cosas que hacen. Toma un papel en blanco y ve que ideas puedes encontrar para cambiarlo.”

 

Uno nunca es demasiado joven o viejo para disfrutar de los beneficios de la expresión artística. Una de las mejores maneras para disfrutar de sus niños es dibujar con ellos. Es mi opinión personal que no nacemos con talento artístico. Es como cualquier otro tema que uno aprende. Lo más que uno lo hace, más confianza que uno gana y más deleitable se hace. No titubee en copiar para practicar, así es como todos los dibujantes realísticos aprendimos. Después de un rato uno se encuentra añadiendo y mezclando ideas creativas juntos. El arte es un mundo mágico. Es un mundo que abre tantas horas agradables y puede llenar un vacío en nuestras ocupadas y rápidas vidas.

smile