smile

 

El Pequeño Más Feliz de la Cuadra: Domestique las Rabietas y Críe un Niño más Respetuoso

 

Harvey Karp, MD, FAAP Profesor Asistente de Pediatría, UCLA, Escuela de Medicina.

Autor del Libro/DVD El Bebé Más Feliz de la Cuadra y El Pequeño Más Feliz de la Cuadra

 

Domestique las rabietas de los pequeños ¿Necesita ayuda? ¡Esta es la ver-da-de-ra ayuda! El Pequeño más Feliz de la Cuadra es uno de los libros de crianza más completos de la década pasada. ¡Una y otra vez, los padres dirán, Gracias, Dr. Karp! ¡Ahora sí entiendo!

 

Kyle Pruett, MD, Profesor, Centro de Estudios del Niño, Universidad de Yale, Escuela de Medicina.

 

Todos sabemos que los pequeños son un encanto, pero también sabemos que nos pueden sacar de quicio con su comportamiento rebelde y falta de cooperación. No es exagerado decir que los niños pequeños son primitivos e incivilizados. Se limpian la nariz con sus brazos, muerden cuando están molestos, se orinan en sus pantalones y odian esperar en las colas ¡Se puede decir que nuestros pequeños actúan más como cavernícolas que como niños! No es sorprendente que el pequeño de la familia Picapiedra se llamara Bam Bam.

 

En los últimos 100 años, las ideas acerca de cómo manejar el mal comportamiento de los pequeños ha cambiado un poco. En el pasado, los padres solían pegarles a sus desafiantes pequeños o encerrarlos en el closet o ponerles salsa picante Tabasco en sus lenguas.

 

Alrededor de hace 50 años, se inició un movimiento en el cual se intentó enseñarles a los padres formas más amables de cómo responder a las malcriadeces y rabietas de sus niños (escuchar activamente). Libros como Entrenamiento Efectivo para Padres (Parent Effectiveness Training), y Cómo Hablar para que los Niños Escuchen (How to talk so Kids Listen), y Escuche para que sus Niños Hablen (Listen so Kids Talk) enseñaron a los padres a cómo escuchar a sus hijos respetuosamente y cómo calmarlos de una forma razonable y cariñosa.

 

Desafortunadamente, así como cuando el escuchar a sus hijos de una manera activa funciona muy bien con los niños mayores, generalmente no cumple la misma función con los niños más pequeños. La gran mayoría de las veces, los pequeños reciben las palabras de compasión de sus padres (o de sus médicos) con llantos espantosos… haciendo de nosotros una papilla.

 

A través de todas mis décadas trabajando con niños pequeños, gradualmente me he dado cuenta que técnicas tradicionales de comunicación generalmenten fracasan con los pequeños por la forma en que las decimos. En general, los padres que están haciendo frente a las rabietas y lágrimas de sus pequeños utilizan voces muy calmadas y demasiadas palabras. Literal y figurativamente, solemos hablar sobre sus cabezas.

 

Resulta ser, que todas las personas (adultos y niños) somos más primitivos cuando nos molestamos – por eso decimos, “el se molestó tanto, que parecía un mono!” Pero los pequeños son primitivos de por sí y cuando se molestan se convierten en algo completamente histórico.

 

Entonces, ¿qué significa todo esto para los padres y cuidadores? Significa que los pequeños tienen una habilidad muy primitiva para entender el lenguaje y controlar sus emociones; y ellos se convierten en algo aún más primitivo de lo que ya son cuando se molestan. Esto quiere decir que los padres no deben de pensar acerca de ellos mismos como el que manda o el amigo de su pequeño, sino más bien tienen que tener la mentalidad de que son embajadores; emisarios del Siglo 21 para individuos Neanderthal.

 

Y, como embajadores, es nuestro deber aprender las dos técnicas más básicas de la diplomacia:

 

Hable con respeto, así esté frustrado o molesto (lo que yo llamo “la ley de la comida rápida”).
Traduzca las palabras al lenguaje nativo de las personas con quien está trabajando

 

Ahora, veamos estas dos técnicas:

 

La Ley de la Comida Rápida: Cuando usted hace su pedido en un restaurant de comida rápida, ¿qué le dice a usted el que está anotando su orden? Le dice, “Eso es 5 dólares por favor.”

 

¡No! Los que anotan el pedido están entrenados a repetir siempre lo que usted haya dicho, antes de hacer lo más importante – decirle el precio. La Ley de la Comida Rápida (que funciona tanto en adultos como con niños) sencillamente dice que quien esté más molesto – la persona con más ganas de recibir atención – se le validaran sus sentimientos primero.

 

Los Secretos de Hablar el Lenguaje de los Niños: Usted puede traducir cualquier cosa que quiera decir al lenguaje de su niño con tan sólo seguir estos tres pasos: 1) Utilice frases cortas. 2) Repita lo que tenga que decir varias veces. 3) Refléjele a su niño su nivel de emoción (¡dramatice, pero no tenga una rabieta usted!).

 

Aquí esta un ejemplo de como Terri, madre de un pequeño cavernícola de tres años, llamado Billy, describe la utilización de la técnica mencionada sobre estas líneas: “Así me haya dado pena parecer tonta en un principio, he estado utilizando diariamente “Los Secretos de Hablar el Lenguaje de los Niños” para calmar las rabietas de Billy desde que aprendí acerca de ello hace seis meses. Hoy en DIA, soy tan buena que puedo acabar con cualquier rabieta en segundos.”

 

“Sus rabietas generalmente siguen este patrón: Comienza a gritar y a llorar lo más duro que puede. Yo empiezo a brincar, pero en forma amorosa, repitiendo sus palabras y casi reflejando sus sentimientos. Billy se molesta muchísimo! Y dice, No, no, no ¡No me gusta!!

 

Si yo paro muy rápido, empieza la lloradera, y reinicio los pasos descritos arriba. Si él para de gritar y aparenta estar confundido (pero permanece calmado), esa es mi señal que debo de empezar a distraerlo o a ofrecer soluciones. Inicialmente, las rabietas de Billy solían durar de dos a tres minutos. Ahora, así todavía necesite de dos a tres minutos de atención cuando está molesto, apenas inicio mi actuación el inmediatamente para su rabieta.

 

Pueda que estos pasos le suenen algo bizarro o que toman mucho tiempo, pero con un poco de práctica le ahorrarán mucho tiempo y amargura. En mi experiencia, cuando los padres aplican esta técnica descrita, rápidamente calman a sus niños en pocos minutos en un 50 a 90 por ciento de la veces!

 

“El excelente planteamiento del Doctor Karp arma a los padres con los materiales necesarios. Sus métodos hacen el criar a niños rebeldes en algo mucho más fácil.” Steven Shelov, MD, Jefe de Editorial, Academia Americana de Pediatría – Cuidando de su Bebé y Niño Pequeño (Caring for Your Baby and Young Child).

 

Harvey Karp, MD, ha sido pediatra y un experto del desarrollo infantil por más de 25 años. Es autor de libros y DVDs altamente aclamados como El Bebé más Feliz de la Cuadra: La Nueva Forma de como Calmar los Llantos y Hacer que su Bebé Duerma por más Tiempo (The Happiest Baby on the Block: The new way to calm crying and help your baby sleep longer) y

 

El Pequeño más Feliz de la Cuadra: La nueva forma de parar las batallas diarias y como criar a un pequeño de buen comportamiento y seguro de sí mismo (The Happiest Toddler on the Block: The new way to stop the daily battle of wills and raise a secure and well-behaved 1-4 year old).

 

Para más información, visite: www.thehappiestbaby.com 

smile