smile

 

La Música en la Vida de un Niño

 

Escrito por Lori Andrews

Traducido por Alejandra Ferrer, MT-BC

 

La música es algo fundamental e importante en la vida de cada niño. Escuchar canciones de cuna, la música de un programa favorito de televisión, cantar en la clase de música en la escuela y asistir a conciertos durante los años de adolescencia son todas experiencias musicales que los niños experimentan y llevarán con ellos por el resto de sus vidas. Estas experiencias con la música funcionan para calmar, estimular, enseñar, entretener e inspirar a los niños. La Terapia Musical utiliza estas experiencias musicales y construye sobre ellas para alcanzar objetivos educacionales, médicos o sociales

 

Con la música se pueden alcanzar objetivos educacionales de manera muy eficiente. En situaciones educativas la música funciona para proveer una estructura, puede llevar información académica y puede funcionar como un estímulo para niños con problemas de desarrollo o de aprendizaje. Las metas pueden incluir el mejoramiento en materias académicas, técnicas de comunicación, aumento de la autoestima, y el poder expresar sus sentimientos a través de la música. Materias académicas como la lectura, escritura, matemáticas y lenguaje, también pueden ser trabajadas con la música. La música que contiene información y repetición ayuda a la memorización de material académico. Estimula a los niños de manera positiva en situaciones académicas sin importar el grado de complejidad de estas situaciones. Los niños que reciben Terapia Musical como parte de los objetivos académicos generalmente están acostumbrados al fracaso. El estimularlos los motiva y ayuda a ser mejores y dar todo lo que puedan. El tocar instrumentos musicales funciona como un estímulo y también como una recompensa para los logros académicos.

 

La música ayuda a elevar la autoestima a través de experiencias musicales en donde el estudiante no puede fracasar. Actividades de improvisación musical permite que los niños participen en una forma que los haga sentir exitosos, y esto a su vez ayuda a elevar la autoestima. La auto-expresión y el auto-entendimiento pueden ser estimulados al escuchar una canción o cuando se analiza la letra de una canción. Las emociones y los sentimientos son cuestiones muy personales y a veces difíciles de discutir. Aunque escuchar una canción con líricas emocionales y después discutir esas líricas puede ayudar a desplazar el malestar personal de discutir emociones ante un grupo o un terapeuta; si desde un principio se desarrolla una relación de simpatía (empatía) y aprecio entre el terapeuta y el estudiante, esta actividad musical puede conducir a expresar y discutir emociones y sentimientos personales.

 

La música tiene el poder de mejorar la comunicación a través de escucharla, hacer un análisis de la letra y discutirlo. Actividades musicales que requieran escuchar, mejoran las habilidades receptivas de la lengua, parte importante de la comunicación. La música hace el acto de escuchar divertido ya que la actividad es estimulante. El análisis y la discusión de la letra de una canción mejoran las habilidades de la comunicación verbal. Esto es eficaz especialmente cuando las líricas elegidas para discutir vienen de una canción que sea preferida por el niño.

 

La música también es muy eficaz en situaciones médicas. Es utilizada con niños tan pequeños como bebés prematuros hasta los años de la adolescencia. Para esta población, la música tiene efectos muy positivos ya que ayuda a reducir la ansiedad, la percepción del dolor, la actividad cardiaca, el ritmo de respiración y hasta puede tener efectos positivos sobre el tiempo que el niño está en el hospital. La música también ayuda a la relajación, estimula la autonomía, enseña habilidades de hacer frente a situaciones y normaliza el ambiente.

 

La música para los bebés prematuros se utiliza para aumentar el desarrollo neurológico. Esta intervención tan temprana en la vida del niño ayuda a disminuir los efectos negativos de un nacimiento prematuro y es altamente eficaz.

 

La música también puede ser utilizada durante procedimientos médicos con el fin de distraer al niño de lo que está sucediendo, eliminando la necesidad de sedar al niño. Esto beneficia al niño tremendamente y también disminuye los costos económicos. El utilizar música en vivo y música escogida por el paciente conduce a mejores resultados. La música que le es familiar a los niños, normaliza el ambiente y ayuda a disminuir el miedo. La hospitalización es un evento muy estresante para los niños. La música ayuda a los niños a sobrellevar su situación médica y promueve la estabilidad de su salud física y mental. Sesiones de Terapia Musical que incluyan las canciones preferidas por el paciente ayudarán a disminuir la ansiedad y el miedo producidos por estar en el hospital. Actividades musicales que permitan que el niño tome decisiones promueven autonomía. En una situación médica, los niños generalmente no tienen absolutamente nada de control sobre la situación y el ambiente que los rodea. Esto y otros factores, hacen que el niño retroceda en actividades que ya podría hacer por sí solo como vestirse, bañarse, y alimentarse. Así el niño no tenga nada de control sobre el ambiente médico, la música puede darles la sensación de que sí tienen control cuando tienen la oportunidad de escoger instrumentos en la sesión de Terapia Musical, cuando deciden que actividades quieren hacer o que canción quieren escuchar. La música de un estilo calmado ayuda a relajar al niño que ha estado sin dormir, está ansioso o siente dolor. Esta relajación disminuye el ritmo cardiaco, respiratorio y la percepción del dolor. También puede asistir en dormir a un niño. La música también puede ser utilizada con fines opuestos a la relajación. Muchas veces los niños que están hospitalizados por largos periodos no son estimulados lo suficiente. La música automáticamente cambia esto al alterar el ambiente a través de distintas actividades.

 

La música es eficaz en situaciones de tipo social. La música puede ayudar a alcanzar los siguientes objetivos: eleva o aumenta la autoestima, promueve la autonomía, ayuda a desarrollar estrategias para hacer frente a distintas situaciones, asiste en el desarrollo de relaciones interpersonales y aumenta la comunicación entre familiares y amigos.

 

Así como es importante elevar la autoestima de los niños en situaciones educacionales, también es necesario hacerlo en situaciones sociales. Niños que han sido abusados necesitan gran ayuda en esta área. Un ambiente musical que tiene una estructura específica para que el niño no pueda fracasar, ayudará automáticamente a elevar la autoestima de este individuo. Niños con autoestima baja muchas veces dependen exageradamente de otros. La música que eleva la autoestima también puede ayudar a promover la autonomía. Actividades de improvisación musical estimulan la independencia en los niños

 

La música ayuda a los niños a desarrollar estrategias para tolerar distintas situaciones de estrés. Muchos niños no han desarrollado estas estrategias, pero esto no se sabe hasta el momento de la situación estresante. Hasta los eventos más pequeños y de mínima importancia pueden ser traumáticos para los niños. A través de la música, estas estrategias pueden ser de ayuda para que el niño sepa como tolerar situaciones difíciles.

 

La música aumenta la comunicación entre los niños, sus amigos y familiares. Generalmente los niños tienen deficiencia en estrategias para la tolerancia, y quizás tampoco sepan como comunicarse eficazmente con sus amigos y familiares. La música ayuda a los niños a comunicar sus sentimientos y lo que están pensando sobre situaciones estresantes en su vida. La música también puede ayudar a los niños a comunicar estos sentimientos a sus padres y otras personas. Esto hace que la situación estresante no sea tan dura para el niño. La música funciona en distintas áreas de la vida de un niño. La música es un arma poderosa que ayuda a los niños y también nos puede ayudar a nosotros a saber que un niño necesita ayuda. Los niños pasan por eventos positivos y negativos. La música crea eventos positivos en la vida que ayudan a sobrellevar esos eventos negativos.

smile