smile

 

Suplementos Nutricionales Deportivos: A Advertencia al Cliente

 

P. Z. Pearce, MD

Dirección:Group Health Northwest, PO Box 2555 , Suite 730, Spokane , WA 99220-2555 , USA .
E-mail: pearce.p@ghc.org

Current Sports Medicine Reports 2005, 4: xxx– xxxCurrent Science Inc. ISSN 1537-890x
Copyright © 2005 by Current Science Inc.

 

El rendimiento atlético, resulta de la combinación de genes favorables, entrenamiento adecuado, y atención apropiada a la nutrición. Los atletas en sus esfuerzos de ganar ventajas competitivas, a menudo prueban medios artificiales para mejorar su fuerza, perseverancia ó velocidad. Aunque algunos usan medicamentos orales ó inyectables, otros prueban suplementos nutricionales. Este artículo se enfoca en algunos de los métodos utilizados más comúnmente por atletas buscando mejorar su rendimiento. Se revisan las dosis reportadas, estudios representativos, los posibles efectos colaterales, también los patrones que permiten evaluar tales suplementos, y las promesas de sus productores.

 

Introducción

 

“Yo nunca celebré realmente la Victoria en Hawaii,” dijo Nina Kraft (habiendo ganado el Campeonato Mundial Triatlético de 2004). “Me avergoncé todo el tiempo, especialmente frente a mi familia. Hice trampa.” Barry Bonds, Marion Jones, ó Jason Giambi pudieran haber dicho lo mismo. Algunos atletas, en su esfuerzo por superar a sus oponentes harían lo que fuera para lograr ventaja en tal competitión, aún a costa de dañar su salud.

 

El rendimiento atlético, resulta de la combinación de genes favorables, entrenamiento adecuado, y atención apropiada a la nutrición. Nina admitió el uso de r-EPO (eritropoyetina recombinada) antes del gran evento, para aumentar su masa de glóbulos rojos, y con ello su capacidad de acarrear oxígeno. Ella nunca había oído de los 19 ciclistas Belgas y Holandeses que murieron de infartos cardiacos y cerebrales entre 1987 y 1990, inmediatamente después de la introducción del r-EPO. Los efectos combinados de la deshidratación al finalizar una larga carrera de resistencia, con una cuenta sanguinea elevada artificialmente, condujo a un fatal síndrome de hiperviscosidad. Lo peor es que Nina bien pudiera haber rechazado tal información. El Dr. Bob Goldman, MD, en una encuesta de atletas olímpicos y de nivel semejante en 1995, encontró que 195 de 198 usarían substancias que mejorasen su rendimiento, si fueran indetectables y si garantizaran ganar cada carrera. Aún si después llegara a descubrirse que ellos morirían tras de 5 años, más de la mitad de los encuestados declararon que ellos las tomarían [1].

 

La manufactura de suplementos nutritionales ha crecido a una industria de $17 mil millones anuales, con más de 90 marcas mercantilizando cerca de 300 productos al consumidor. De ellos, 235 prometen fomentar el desarrollo y fuerza musculares. En un meta-análisis de 10,274 atletas incluyendo 15 deportes diferentes en 1994, 46admitieron el uso de alguna forma de suplemento; los atletas topes (profesionales y Olímpicos), más inclinados que aquellos en colegios y universidades. Durante las olimpiadas de verano 2000 en Sydney, de los 2758 atletas examinados, 78.6declararon haber tomado alguna forma de suplemento dentro de 3 dias de la competición [2•]. Cifras de la National Collegiate Athletic Association (NCAA) en 2001 indicaron que 53de los atletas colegiales usaron suplementos, siendo la creatina y las proteínas en polvo los más comunes [3]. El Patron cambia constantemente, al parecer reflejando las tendencias del mercado de una industria no regulada. En 1991, el Congreso aprobó el Acta de Educación y Etiquetado de la Nutrición, que hubiera regulado los suplementos como drogas. Desafortunadamente, antes de que la propuesta lograra apoyo presupuestario para entrar en vigor, el Acta de Educación de Salud y Suplementos Dietéticos en 1994 reafirmó que esas son substancias comestibles, y sus manufactureros no son responsables por la pureza del producto si no hay promesa de utilidad para tratar una enfermedad específica.

 

Los estudios que intentan probar la eficacia de suplementos son habitualmente mal diseñados, con pocos sujectos y sin grupo control. Las conclusiones de beneficios con frecuencia pretenden demostrarse por hilación de teorías plausibles, pero desafortunadamente saltan a conclusiones sin base, extrapolando información anecdotal e implicando ser representativas de la población global, ó generalizando datos faltos de fundamento. Por ejemplo, el reeplazamiento de almacenes inadecuados de hierro ó cromo, ciertamente puede mejorar el rendimiento, pero no el suplementar sujetos normales.

 

Nutrición

 

El rendimiento comienza con buena nutrición. Los suplementos son simplemente productos comestibles orales que aumentan la dieta normal de un individuo. El plan dietético básico incluye dos raciones lácteas (leche/yogurt/queso), dos raciones de carne (pescado/pollo/frijol), cuatro raciones de frutas y verduras, y cuatro raciones de grano ó cereal, totalizando 1200 a 1500 kcal/dia. Esa simple fórmula habitualmente proveerá los 40 nutrientes fundamentales, enlistados en la Tabla 1 [4••]. La composición de esta dieta debiera consistir de aproximadamente 60a 70carbohidratos, 20proteina, y 10grasa. Muchos de los atletas con quienes yo trato, no entienden la importancia de seguir las mismas normas básicas, y simplemente aumentar los ingresos calóricos para compensar los requirements del ejercicio. Los siguientes cinco nutrientes tienen el impacto mayor sobre rendimiento.

 

Agua

 

El agua es esencial para la función celular. Los atletas pierden de 2 a 4 L/h en sudor. La absorción intestinal (principalmente el intestino delgado) is dependiente de variación individual, concentración de carbohidratos y electrolitos, e intensidad del exercise. Tasas máximas de 1 a 1.5 L/h se observan con concentración de azúcar de 5a 7 y a VO 2 máximo menor de 75 Las dos estrategias más comunes para reemplazar líquidos son la ingesta programada y el reemplazo juicioso de fluídos. La primera consiste en cargar con 8 mL/kg de peso (400–600 mL ó 16–20 oz) 10 a 15 minutos antes del ejercicio, luego consumir fluidos por itinerario a 3 mL/kg de peso (150–250 mL ó 6–8 oz) cada 15 a 20 minutos [5]. Yo prefiero calcular la variable individual de producción de sudor y el vaciamiento gástrico, pesando al atleta desnudo y seco, ejercitarlo durante 1 hora, y volverlo a pesar desnudo y seco. Usando la fórmula “un litro es un kilo”, se puede calcular el reemplazo de líquidos con más precisión. Como hemos visto en el Triatlón Ironman en Hawaii, reemplazando fluídos excesivos, puede conducir a nausea ó vómito, y a la condición que potencialmente amenaza la vida: hiponatremia (deficiencia sérica de sodio). Se ha sugerido una carga de glicerol como medio de retener más agua durante ejercicio prolongado, pero varios estudios refutan tal resultado (Craig A. Horswill, Ph.D., Gatorade Sports Science Institute, 2002).

 

Sodio

 

El sodio es el electrolito más abundante en el sudor, y se pierde en cantidades substanciales durante el ejercicio. El Estadounidense promedio, consume de 8 a 12 g. de sal por dia, mientras la ingesta diaria recomendada (RDA) es de 3.8 a 5.8 g. Hay muchas teorías sobre la causa de los calambres musculares inducidos por ejercicio, pero la fatiga, deshidratación y pérdida de sodio son primordiales en su mayoría [6••]. Los atletas habitualmente son deficientes en sodio debido a pérdidas excesivas por sudor, y debieran salar sus alimentos. Yo recomiendo vigilar la presión arterial, pero sólo un 20de la población desarrolla hipertensión a resultas de aumentar su ingesta dietética de sodio La sal puede también tomarse en tabletas ó incluídas en una bebida de deportistas, en las que su sabor es el factor limitante. Un atleta con un gene de mucoviscidosis, también conocida como “fibrosis quística” (gruesamente uno de cada 31 Estadounidenses caucásicos), sudará más sal, pudiendo requerir reemplazo mayor para evitar calambres. Randy Eichner, MD; Communicación personal, 2004).

 

Carbohidratos

 

Hay dos formas of carbohidratos, azúcares simples y su forma compleja, llamada almidón (arroz, patatas, pastas). Para aumentar la ingesta calórica, yo recomiendo 50a 60se tomen en forma de carbohidratos complejos. Los azúcares simples incluyen glucosa, fructosa, galactosa, y maltodextrinas (cordones de glucosa en una cadena corta de 8 a 12 unidades). Ellos son habitualmente incluídos en las bebidas para reemplazo de fluídos y electrolitos (BRFE), para provisión de energía durante el ejercicio. Puesto que cada azúcar facilita la absorción intestinal de líquidos por mecanismos diferentes, tiene sentido incluir una combinación de varios [7]. Una concentración de carbohidratos de 5a 7optimiza el reemplazo de ambos: energía y absorción intestinal durante el ejercicio. Sólo la fructosa, a concentración arriba de 3a 4 retrasa la absorción y puede producir miserias gastrointestinales (GI) (nausea, diarrea). Ya que todas las BRFEs proveen agua, carbohidratos y electrolytes, su selección es cuestión de gusto y tolerancia GI. Es mejor que el atleta entrene, probando la misma bebida que le será ofrecida en su carrera ó competición.

 

Precargar carbohidratos, popular en los 1970s, ya no se practica habitualmente. Varios dias de dieta alta en proteinas (calorías bajas) e intenso ejercicio eran seguidas de dieta rica en carbohidratos, induciendo el almacenamiento de glicógeno en el hígado y músclos. Se ha demostrado que atletas consumiendo 70de sus calorías en carbohydratos logran almacenar glicógeno al máximo. Una dieta rica en carbohidrato la noche antes y la mañana de un evento, provee una buena fuente de enegía en forma fácil de digerir.

 

Proteina

 

Aunque esencial para creciciemto y reparación, la proteina es una fuente pobre de energía. Provee 4.1 kcal/g, pero por cada 100 kcal consumidas, requiere 30 kcal para conversion a energía utilizable. Esto se ha llamado la acción dinámica específica de un nutriente, y la de la proteína es la mayor. Es por eso que la popular dieta alta en proteína provee calorías inadecuadas, por lo que simplemente no es apropiada para atletas. La pérdida de peso, en esta forma de inanición controlada, usualmente ocurre porque es muy difícil conumir proteína suficiente aún para un individuo inactivo. El metabolism protéico también produce muchos products de degradación, que requieren eliminación por los riñones. La degradación de purinas resulta en la formación de ácido úrico, que puede acumularse en sangre y precipitarse en articulaciones, en la dolorosa condición conocida como gota.

 

La ingesta diaria recomendable IDR de proteina: 0.8 g/kg peso corporal/dia debe aumentarse a de 1.2 a 1.4 g/kg en atletas de resistencia [8•], y de 1.4 a 1.8 g/kg en atletas de fuerza[9•]. No hay evidencia que suplementación major sea anabólica. Recientemente se ha sugerido agregar proteina a las BRFEs. Aunque algunos estudios parecían promisores, [10] hay consenso general que la proteina es de de poca energía, más apropiada a ayudar en la recuperación después de la actividad (Robert Murray, PhD, Gatorade Sports Science Institute; Commnicación personal, 2004).

 

Grasa

 

Una fuente enegética excelente, provee 9.3 kcal/g, También una fuente de los acidos grasos esenciales (linoleico, linolenico, and arachadonico), que no se syntetizan en el cuerpo. Aunque difícil de digerir, y retardante del vaciamiento gástrico, se ha sugerido recientemente una dieta alta en grasas pudiera mejorar el rendimiento. Este concepto fué popularizadopor Phil Maffetone, quien colaboró con el triatleta profesional, Mark Allen [11]. El se glorificó en carreras cortas, pero siempre parecía agotar su energía en competición Ironman. Mark tenía un índice increiblemente bajo de grasa corporal, que lo ponía en desventaja en eventos de resistencia, donde 90de las calorías vienen de almacenes de grasa tras de 90 minutos de actividad (Regla 90-90) [12••]. En forma similar a otros estados de deficiencia, cuando Mark cambió su dieta a incluír 40de calories de grasa, logró exito en distancias mayores. Debido a su asociación con aterosclerosis cardiaca, la grasa sólo debe contribuír 10a 15de requerimientos calóricos diarios.

 

Suplementos

 

Por cada atleta tomando algun medicamento oral o inyectable, hay miles que usan suplementos nutricionales. Una encuesta de 263 futbolistas de division III colegial, revealó que 87(230) usaban alguna forma de suplemento dietético para mejorar rendimiento. Los 12 de uso más común, entre las 24 substancias reportadas, se presentan en la Table 2 (Robert Sallis, MD; Comunicación personal, 2004). Estos datos se consideran representativos de encuestas similares, por lo que reflejan tendencias actuales. Los suplementos pueden afectar el rendimiento en varias maneras, así que las presento como: agentes anabólicos, estimulantes metabólicos, aminoácidos y antioxidantes.

 

Agentes Anabólicos

 

Aunque este artículo trata de suplementos orales, Creí sería instructivo empezar esta discusión con una breve historia de los esteroides anabólicos, considerados como el standard de oro en el aumento de rendimiento. Muchos de los suplementos populares orales intentan de algún modo duplicar los efectos de los esteroides anabólicos y de la testosterona.

 

Esteroides

 

En 1935, dos investigadores Alemanes descubrieron que testosterone administrada a perros podía aumentar su masa muscular [13]. Se crée ampliamente (sin documentación), que Hitler hizo implantar testículos de ratón bajo la piel del antebrazo de sus tropas del SS, para aumentar su agresión [14]. La testosterona fué usada para crear balance de nitrógeno positivo (y mayor capacidad de trabajo) en prisoneros desnutridos en los campos de concentración. Atletas rusos, y de otros países europeos, empezaron experimentando con esteroides en los 1940s y 1950s. Su éxito fué probado en los juegos olímpicos 1952 en Helsinki, donde levantadores de peso soviéticos ganaron casi todas las medallas de oro y plata. En los juegos mundiales de 1956 en Moscú, el médico estadounidense John Ziegler vió atletas soviéticos usando testosterona. Sus esfuerzos subsecuentes para separar los efectos androgénicos de los anabólicos, condujeron al desarrollo de dianabol [15]. El uso de esteroides anabólicos se difundió, pero no fué sino hasta los juegos olímpicos de verano de 1976 en Montreal, que el cuerpo governando los deportes proscribió el dianabol, y las drogas sintéticas relacionadas. En Marzo 1, 1991, se aprobó el Acta Federal de Control de Anabólicos, designando los esteroides naturales y artificiales como substancias controladas Grupo III . Sin embargo, su legislación ha tenido poco impacto en el uso de esteroides anabólicos en los deportes. Aunque las Ligas Mayores de Béisbol están actualmente bajo enfoque, es alarmante que de los guesamente 2 millones de atletas de US presumiendo estar usando esteroides, 20son universitarios, 4a 11en high school, y 2a 3estudiantes de junior high school.

 

Un agente anabólico relacionado, hormona de crecimiento humana (HGH) se ha popularizado recientemente entre los atletas. HGH es un polipéptido de 191 aminoácidos en cadena recta, que ejerce sus efectos anabólicos aumentando la producción de mRNA, el importe cellular de aminoácidos, y así la síntesis de proteínas. Aunque esto es esencial al crecimiento y desarrollo normal, cuando se administra a adultos maduros los resultados son menos prometedores. La hipertrofia de músculo esquelético inducida por estimulación hormonal, no resulta tan funcional como es la producida por ejercicio de resistencia. Esto es apoyado por varios estudios en sujetos sanos, quienes muestran aumento de masa muscular pero sin cambio real en rendimiento [16].

 

Androstenediona /dehydroepiandrostenediona

 

Hay dos suplementos nutricionales que intentan semejar los efectos anabólicos de la testosterona, incrementando la producción hormonal. La Table 3 muestra los pasos metabólicos en la síntesis de testosterona desde colesterol. Los primeros investigadores contemplaron los precursores, dehydroepiandrostenediona (DHEA), y androstenediona (andro), como posible suplementos ergogenicos. DHEA fué encontrada primero en la glándula adrenal en 1937, y después hallada en forma natural en camotes silvestres. A dosis de 50 a 100mg/dia, se ha mostrado un aumento de niveles plasmáticos de esteroides androgénicos en hombres y mujeres de más de 45 años, pero hay pocos estudios en atletas jóvenes [17]. Levantadores de pesas, reportan encontrar eficacia a dosis mucho más altas, pero tales declaraciones no se han substanciado en la literatura. Los efectos colaterales son similares a los de los anabólicos esteroideos, incluyendo acné, calvicie, estrías de piel, irritabilidad, elevación de lipoproteina de baja densidad con reducción de colesterol de alta densidad, ginecomastia en hombres e hirsutismo en las mujeres. También puede elevarse la relación normal de testosterona a epitestosterona “relación (T:E)” de 6:1 resultando en probable detección positiva de esteroides en orina.

 

La androstenediona se ha considerado una pro-hormona, porque está a un paso metabólico de la testosterona y estrona (o estradiol) en la síntesis de ssteroides. Se dice que 50 a 150mg. tomados dos veces al dia elevan los niveles de testosterona, pero de hecho se eleva sólo la estrona y estradiol, sin beneficio consecuente de fuerza [18]. Andro se popularizó en 1998, cuando Mark McGwire la acreditó responsable por su rompimiento del record de home runs del Béibol de las ligas mayores. Don Catlin, MD del Laboratorio del Control de drogas de UCLA piensa que el Sr. McGwire pudo haber usado 19-nor-androstenediona, que se metaboliza directamente a testosterona, ó bien su suplemento contenía otras impurezas tales como esteroides anabólicos (Comunicación personal, 1999).

 

Creatina

 

Literalmente, cientos de estudios se han hecho investigando el efecto ergogénico de la creatina. En 1835 Chevreul fué el primero en identificar Acido acético-methylguanidina (creatina), Olexander Palladin después estableció su papel en el metabolismo muscular. En 1970 científicos rusos demostraron que la creatina aumenta el rendimiento atlético a corto plazo, la capacidad máxima de ejercicio como la aceleración de carrera [19]. La creatina se encuentra naturalmente en las carnes y pescado, pero también se sintetiza de los aminoácidos arginina, metionina y glicina en el hígado, pancreas y riñones. La concentración media en el músculo esquelético es de 125 mmol/kg, con rango de 90 a 160 mmol/kg. En 1994 Greenhaff [20] encontró que la mitad de sus sujetos no consumían carne, y en consecuencia su concentración era de menos de 125 mmol/kg. El sugirió que la inclusión de más vegetarianos en un grupo bajo estudio, pudiera explicar las diferencias de eficacia notadas. Dosis de 20 to 30 g/d son efectivas, con efectos colaterales mínimos [21]. El monofosfato de creatina se ha asociado con nausea, dolores de cabeza y otras quejas somáticas, y también con posible síndrome compartamental, calambres musculares e insuficiencia renal. La hidratación de los almacenes altos de creatina, resulta en retención de agua con un aumento de volumen muscular. Consecuentemente, hemos notado una incidencia mayor de lesiones de tejidos blandos en atletas contusionados, particularmente jugadores de hockey y foot ball.

 

Cromo

 

El interés en suplementar cromo, empezó cuando se descubrió que el ejercicio aumenta la pérdida de cromo (probablemente en el sudor). Siendo un elemento esencial, y un cofactor en la acción de la insulina, algunos atletas pensaron que el cromo pudiera aumentar el rendimiento. La dieta promedio en USA provee 50de la dosis diaria recomendada (RDA), principalmente en hongos, nueces, granos y cereales enteros; y ciruelas. El cromo se absorbe tan pobremente, que se suplementa habitualmente como su sal de picolinato. Teóricamente, el cromo ayuda a la síntesis de glicógeno, y promueve el transporte de aminoácidos a las células musculares. En los 1980s, investigadores demostraron efectos anabólicos en atletas universitarios tomando 200 µg/d, mientras en entrenamiento de resistencia [22]. Estudios recientes no han podido reproducir tales resultados [23]. Aunque 50 a 200 µg/d son probablemente sin riesgo, hay reportes anecdotales de confusión, anemia, daño cromosómico y nefritis intersticial a dosis mayores.

 

Estimulantes Metabólicos

 

Estos agentes intentan impactar fuerza ó velocidad ya sea por promoción del metabolismo de mitocondrias, o por efecto directo en el sistema neuromuscular. Ellos representan algunos de los ergogenic mas antiguos.

 

Piruvato

 

En los 1980s, se descubrió que el piruvato previene la infiltración grasa del hígado en ratas forzadas a consumo crónico de alcohol. Consecuentemente, Ronald Stanko de la Universidad de Pittsburg inicialmente investigó el piruvate como agente promotor de pérdida de peso; pero puesto que poede ser convertido en lactato por la deshidrogenasa láctica, ó a acetyl Coenzima A por la deshidrogenasa pirúvica, ocupa un primer escalón en el proceso de fosforilación oxidativa.

 

El teorizó que sobrecargando el organismo con piruvato incrementaría el metabolismo celular. Usando 75 g. de dihydroxiacetona y 25 g de piruvato diarios, Stanko y asociados [24] han publicado tres estudios demonstrando aumento de duración del ejercicio hasta el agotamiento en sujetos sin entrenamiento. Desafortunadamente, muchos otros han fallado a replicar tales resultados [25]. Los únicos efectos colaterales reportados son nausea y diarrea.

 

Citrate/bicarbonate de sodio

 

Agentes alcalinizantes, tales como el citrato o bicarbonato de sodio pueden ejercer su efecto en el transporte de monocarboxilato, que es responsible por el movimiento de iones de hidrógeno y lactato a través de la membrana celular. Se ha demostrado que la elevación del pH tisular facilita el eflujo iónico, retrasando así la acumulación de H y lactato --limitantes del metabolismo celular-- y causan fatiga. El rendimiento mejoró cuando sujetos recibieron 500mg/kg de citrato de sodio 2 horas antes de una carrera tentativa de 5 Km. [26]. El bicarbonato tiene un mecanismo muy similar de acción, a dosis de 300 mg/Kg. Sus efectos en rendimiento son variables, con algunos estudios en nadadores demostrando resultados positivos [27], mas otros en ciclistas mostrando falta de beneficio [28]. Los únicos efectos colaterales de los agentes alcalinizantes son miseria gastrointestinal y posible desbalance de electrolitos (por alteración de pH).

 

Phosphato de sodio

 

La ingestión de fosfato provee substrato inorgánico para producción de ATP y fosfato de creatina, pero puede también alterar la curva de disociación de hemoglobina, ya que aumenta el 2,3-DPG (difosfoglycerato) en glóbulos rojos. Esto efectúa una desviación de la curva a la derecha, que indica una descarga mayor de oxígeno en el cauce venoso de los capilares. Stern [29], estudiando a hombres en un ergómetro de bicicleta, encontró aumento en el consumo máximo de oxígeno (VO 2max), con mejor rendimiento a los 10- y 25-min en puebas cronometradas, using 1.0 g cuatro veces al dia durante una semana. Debido a su efecto en la curva de disociación de oxígeno-hemoglobina, el fosfato podría proveer beneficio adicional ejercitando en alturas.

 

Efedrina

 

La efedrina es un estimulante de ambos receptores alpha y beta adrenérgicos, con efectos directos en los sistemas nervioso central y cardiovascular. Mejora la fuerza, velocidad y resistencia; aumenta la alerta mental, y enmascara la sensación de fatiga. También aumenta la tasa del metabolismo, y con ello la producción de calor, que debe disiparse por sudoración. Además de irritabilidad, dolor de cabeza y taquicardia; se han reportado otros efectos colaterales serios, incluyendo arritmias, choque por calor, insuficiencia renal aguda y rabdomiolisis. La US Food and Drug Administration (FDA) registró 17,000 reportes de eventos adversos, habiendo atribuído 80 muertes a la efedrina ó la forma natural ma huang, antes de removerles del mercado en USA en la primavera de 2004 [2]. Muy notable fuéron las muertes prematuras del pitcher Steve Bechler de Orioles de Baltimore (February 19, 2003), y Korey Stringer de los Vikings de Minnesota (August 1, 2001).

 

Cafeína

 

Uno de los más antiguos estimulantes, este derivado de xanthina es la droga de mayor consumo en el mundo. Tomando 9 mg/kg, atletas demuestran una respuesta similar a la efedrina, en periods de ejercicio ejercicio de 20 minutos ó menos [30]. La cafeína puede mostrar efecto directo en el músculo esquelético, y mejorar la resistencia al prolongar el tiempo hasta el agotamiento. Aunque aumenta los ácidos grasos libres en plasma, varios estudios no han podido demostrar ningúna preservación efectiva de glicógeno [31]. Los efectos colaterales usuales incluyen dolor de cabeza, irritabilidad, y taquicardia, pero ciclistas del Tour de France usando supositorios de 5 a 10 gm de cafeína, aumentan la probabilidad de reacciones adversas (Scot Bradley, MD; Comunicación personal, 2002). Guarana ( paullinia cupana), y Yerba Mate dicen contener guaranina y mateína, pero ambos estimulantes populares sudamericanos son simplemente cafeína.

 

Aminoácidos

 

Siguiendo nuestra discusión de los requerimientos protéicos de los atletas, no es sorprendente que los empresarios los hayan convencido que necesitan suplementos de aminoácidos. Los aminoácidos esenciales deben obviamente consumirse en la dieta (Table 1), pero hay algunos otros que pudieran tener efectos especiales en el rendimiento.

 

Aminoácidos de cadena en rama

 

La hipótesis central de la fatiga, mantiente que los aminoácidos de cadena en rama (leucina, isoleucina, y valina) están en equilibrio con el triptofano. Durante ejercicio prolongado, con la depleción de glicógeno almacenado, un atleta empieza a metabolizar grasa y proteina. Se ha sugerido que consumiendo aminoácidos de cadena en rama para energía, créa un exceso relativo de triptofano, que cruza la barrera sangre-cerebro, resultando en fatiga [32]. Suplementando la dieta con 5 a 10 g/d parece permitis prolongación del ejercicio, con efectos colaterales mínimos (miseria GI). Loa aminoácidos de cadena en rama son también precursores metabólicos de la glutamina, que asiste la función inmunológica de linfocitos.

 

Arginina

 

Junto con ornithina, and lisina, este aminoácido ha mostrado capacidad de estimular la liberación de HGH. De acuerdo con la discusión previa, continúa sin resolverse si su efecto es ergogénico o no. Otros atributos de la arginina incluyen reparación de heridas y estimulación del sistema inmunológico [33].

 

Glutamina

 

Los linfocitos requiren glutamina para su proliferación. Aunque técnicamente no es un aminoácido esencial, es sintetizado por el músculo esquelético, y utilizado para reparar miofibrillas dañadas. Durante sesiones prolongadas de ejercicio intenso, se depleta glutamina requerida para la producción de linfocitos. Esto puede explicar los hallazgos de Nieman [34•] en estudios sobre ejercicio e inmunidad, que la actividad moderada reduce el riesgo de infección. Mientras que el ejercicio exhaustivo hacen al atleta más susceptible. En estudios bien controlados, que suplementaron 500 a 1000 mg/d, la incidencia de infecciones virales oportunísticas se redujo en forma significativa [35 •]. Nosotros proveemos glutamina rutinariamente a nuestros jugadores de Hockey, quienes ejercitan ur grupo muscular grande (cuadriceps), y con frecuencia juegan tres juegos en 5 dias.

 

Beta-hidroxi-beta-metilbutyrato

 

En la Universidad Iowa State en los 1980s fué descubierto que este metabolito del aminoácido leucina tenía efecto en el catabolismo de proteinas. Noveles altos beta-hidroxi-beta-metilbutyrato (HMB) parecían proteger la degradación de proteína muscular, por lo tanto exibía un efecto anabólico neto. El mecanismo exacto es desconocido, pero en pruebas clínicas con sujetos no entrenados, recibiendo 1.5 ó 3 g/d, hubo aumento en la masa y fuerza musculares en repetición singular de levantamiento máximo en banca [36]. Las fuentes naturales son frutas cítricas, leche materna o pez gato, sin haber reportes de efectos colaterales significantes.

 

L-tryptofano

 

Aunque parece haber una contradicción con la hipótesis central de la fatiga, el triptofano ha reportado prolongar el ejercicio. En 1988 Segura y Ventura [37] demonstraron un aumento de 49del tiempo al agotamiento cuando sujetos ingerían 300 mg, cuatro veces al dia antes del ejercicio. Ellos teorizaron que el triptofano es un leve analgésico, que reduce el dolor del ejercicio prolongado. Desafortunadamente esos estudios no han podido replicarse. Otra preocupación con el triptofano es el reporte del síndrome de eosinofilia-mialgia y 32 posibles muertes. Aunque esas fueron sospechadas como resultado de contaminación por un proveedor japonés, los atletas deben ejercer precaución con este suplemento.

 

L-carnitina

 

Este aminoácido se halla en la carne y productos lácteos, también se sintetiza en el hígado y riñones de lisina y metionina. Aumenta el transporte de acidos grasos a las mitocondrias, y amortigua al piruvato, reduciendo la acumulación intracelular de lactato. Aunque varios estudios tempranos suplementando 2 a 6 g/d parecían prometedores, trabajos más recientes han fallado en demostrar ningún efecto preservante de glicógeno [38]. Muchos suplementos disponibles ahora, en realidad contienen D-carnitina, que es inactiva en humanos y puede causar debilidad por competición con el isómero L-.

 

Antioxidantes

 

La hydrosoluble vitamina C (ácido ascórbico), y la lipo-soluble vitamina E (alfa-tocoferol), ejercen su efecto antioxidante por absorción de radicales libres producidos durante el metabolismo celular incompleto. La RDA de vitamina C es 60 mg/d, y una ingesta deficiente puede ser detrimental. Hay evidencia reciente de que megadosis también pueden afectar adversamente el rendimiento causando daño celular [39]. La vitamina C aumenta la excreción urinaria do oxalato en pacientes que forman piedras conteniendo calcio, y debe usarse con precaución en tal grupo. El alpha-tocoferol a 400 IU/d es mejor peventivo de daño celular que la vitamina C, y es bien tolerada en dosis altas, en contraposición a otras vitaminas liposolubles.

 

Glucosamina

 

Recientemente se ha publicado mas sobre la glucosamina y condroitina que sobre ningún otro suplemento. La observación que la glucosamina puede estimular condrocitos a sintetizar colágeno y proteoglycanes in vitro, se difundió y popularizó por Theodosakis en su libro, The Arthritis Cure [40]. Una teoría alterna es que la glucosamina es simplemente un analgésico de acción central. Estudios numerosos se han hecho para probar su eficacia en pacientes artríticos. Actualmente el National Center for Complimentary and Alternative Medicine, y el National Institute of Arthritis and Musculoskeletal and Skin Disease (NIAMS/NCCAM) están conduciendo un estudio extensivo, multi-céntrico, con control placebo. El estudio: Glucosamine Arthritis Intervention Trial (GAIT) es una prueba comparativa de 24 semanas entre glucosamina, ó chondroitina, ó glucosamina más chondroitina, ó celecoxib (Celebrex®) contra placebo. Han inscrito a 1588 sujectos, y tendrán datos finales en marzo de 2005 [41•].

 

Ginseng

 

Uno de los productos de medicina alternativa usados más ampliamente en el mundo, el ginseng ha mostrado tener efectos beneficiosos como antioxidante, anti-inflamatorio, y potencialmente terapia anticancer. Hay realmente varias plantas diferentes cuyas raíces contienen ginsenosidos, la más común siendo ginseng Coreana ó panax. Además, se ha promulgado que aumenta la alerta mental y el rendimiento atlético. Desafortunadamente, estudios bien controlados con las dosis usuales de 200 a 400 mg/d no se hallan en la literatura [42]. Muchos de ellos usan ginseng en combinación con otras vitaminas o hierbas, dificultando la obtención de conclusiones significantes. Sus efectos colaterales incluyen nausea, dolor de cabeza, hipertensión, y sangrado vaginal. Tambien ejerce interacciones phenylzina, warfarina, hipoglycemiantes orales, insulina, and cafeína.

 

Conclusiones

 

No hay substituto para el entrenamiento apropiado y la atención juiciosa a la nutrición. Muchos atletas, ansiosos por ganar ventaja en la competición, simplemente pasan por alto la contribución de un plan dietético básico. Aunque la mayoría de los suplementos son libres de riesgo. Atletas y médicos deben recordar que estos son drogas, con efectos colaterales y potencial de reacciones adversas. Puesto que pueden interferir con medicamentos por prescripción médica, la información del uso concurrente de suplementos debe ser parte de todo historial médico. Médicos especialistas en deportes deben también familiarizarse con medicina alternativa y las preparaciones herbarias para aconsejar mejor a sus pacientes atletas [43]. Un recurso excelente es los monogramas German Commission E, disponibles del American Botanical Council ( 6200 Manor Road; Austin, TX 78723). Contiene 380 monogramas de 190 hierbas diferentes y combinaciones; con 150 indicaciones sobre su uso.

 

Hasta tiempos recientes, siempre ha habido cuestiones de pureza. Un estudio reciente por el International Olympic Committee reveló que de 240 suplementos comprados legalmente en Estados Unidos, 18.8contenían prohormonas no enlistadas en la etiqueta [44]. Sin embargo, la industria está tratando de autoregularse, y en 2003 lanzó un nuevo Programa de Verificación de Suplementos Dietéticos (Dietary Supplement Verification Program). La FDA y United States Pharmacopeia desarrollaron un proceso de puebas de siete etapas para verificar que un producto concuerda las promesas de sus etiquetas de los ingredientes declarados, dosis, y pureza. Aunque voluntario por ahora, media docena de manufactureros incluyendo Nature Made (Mission Hills, CA) y Kirkland (Costco® brand), que proveen 30de todas las vitaminas y minerales (20del mercado total de suplementos) han accedido a participar. Los products que satisfagan esos estandards serán designados “dietary supplement verified” en la etiqueta.

 

El debate moral que rodea cualquier forma de acrecentar el rendimiento atlético está fuera de el tema de este artículo. No obstante, los atletas deben estar conscientes de que resultar positivo para una substancia proscrita acarréa la misma sanción, sin importar si ellos simplemente usaron un suplemento dietético ó no. Cuando usted considera todos los riesgos, incluyendo potenciales efectos colaterales y reacciones adversas, el uso de suplementos deportivos requiere saber los riesgos del cliente (“caveat emptor”).

 

Referencias y lecturas RecomendadasArtículos de interest particular, publicados recientemente, se resaltan como:
• De importancia•• De mayor importancia

 

1. Bamberger M, Yeager D: Over the Edge: Drug Use in Sports. Sports Illustrated 1997, 86(15): 35.

2.• Ambrose PJ: Drug use in sports: a veritable arena for pharmacists. J Am Pharm Assoc 2004, 44: 501– 516.An excellent review with over 100 references.

3. National Collegiate Athletic Association: NCAA study of substance use and abuse habits of college student-athletes. NCAA Committee on Competitive Safeguards and Medical Aspects of Sports. June, 2001.

4.•• Clark N: The Athlete’s Kitchen. Toronto : Bantam Books; 1986.

One of the best books I’ve seen on sports nutrition, written for the athlete. Many good recipe ideas, as well.

5. Casa DJ, Maresh CM, Armstrong LE, et al.: Intravenous versus oral rehydration during a brief period: responses to subsequent exercise in the heat. Med Sci Sports Exerc 2000, 32: 124– 133.

6.•• Bentley S: Exercise-induced muscle cramping. Sports Med 1996, 21: 409– 420.

Excellent review of cramping pathophysiology, and proposed mechanisms.

7. Shi X, Summers RW, Schedl HP, et al.: Effects of carbohydrate type and concentration and solution osmolality on water absorption. Med Sci Sports Exerc 1995, 27: 1607– 1615.

8.• Lemon PW: Effect of exercise on protein requirements. J Sports Sci 1991, 9: 53– 70.

These two articles discuss the protein requirements of strength and endurance athletes. Very comprehensive and well written.

9.• Lemon PW, Tarnopolsky MA, MacDougall JD, Atkinson SA: Protein requirements, muscle mass/strength changes during intensive training in novice bodybuilders. J Appl Physiol 1992, 73: 767– 775.

These two articles discuss the protein requirements of strength and endurance athletes. Very comprehensive and well written.

10. Saunders MJ: Adding protein to sports drink improves performance. Med Sci Sports Exerc 2004, 36: 1239– 1243.

11. Maffetone P: In Fitness and in Health. Stamford , NY : David Barmore Productions; 1994.

12.•• Costill DA: A Scientific Approach to Distance Running. Los Altos , CA : Track and Field News; 1979.

Excellent review of exercise physiology in distance runners.

13. Bergman R, Leach ER: The use and abuse of anabolic steroids in Olympic-caliber athletes. Clin Orthop Rel Res 1984, 198: 169– 172.

14. Pope HG, Katz DL: Homicide and near-homicide by anabolic steroid abusers. J Clin Psych 1990, 51: 28– 31.

15. Voy R, Deeter KD: Drugs, Sports, and Politics. Champaign , Illinois : Leisure Press; 1991.

16. Yarasheski KE, Zachweija JJ, Angelopoulos TJ, Bier DM: Short-term growth hormone treatment does not increase muscle protein synthesis in experienced weight lifters. J Appl Physiol 1993, 74: 3073– 3076.

17. Yen SS, Morales AJ, Khorram O: Replacement of DHEA in aging men and women: potential remedial effects. Ann NY Acad Sci 1995, 774: 128– 142.

18. King DS, Sharp RL, Vukovich MD, et al.: Effect of aral androstenedione on serum testosterone and adaptations to resistance training in young men: a randomized controlled trial. JAMA 1999, 281: 2020– 2028.

19. Kalinski MI: State-sponsored research on creatine supplements and blood doping in elite Soviet sport. Perspect Biol Med 2003, 46: 445– 451.

20. Greenhaff PL Puffer CJ: The use of drugs in swimming. Clin Sports Med 1986, 5: 77.

21. Greenhaff PL, Casey A, Short AH , et al.: Influence of oral creatine supplementation on muscle torque during repeated bouts of maximal voluntary exercise in man. Clin Sci 1993, 84:5 65–5 71.

22. Hasten DL, Rome EP, Franks BD et al.: Effects of chromium picolinate on beginning weight training students. Int J Sport Nutr 1992, 2: 343– 350.

23. Hallmark MA, Reynolds TH, DeSouza CA , et al.: Effects of chromium and resistance training on muscle strength and body composition. Med Sci Sports Exerc 1996, 28: 139– 144.

24. Schifke AC: Can pyruvate and dihydroxyacetone (DHAP) improve performance? Nutrition Bytes 1999, 5: 1– 5.

25. Morrison MA, Sriet LL: Pyruvate ingestion for 7 days does not improve aerobic performance in well-trained individuals. J Appl Physiol 2000, 89: 549– 556.

26. Oopik V, Saaremets I: Effects of sodium citrate ingestion before exercise on endurance performance in well trained college runners. Br J Sports Med 2003, 37: 485– 489.

27. Gao JP, Costill DL, et al.: Sodium bicarbonate ingestion improves performance in interval swimming. Eur J Appl Physiol Occup Physiol 1988, 58: 171– 174.

28. Horswill CA, Costill DL, Fink WJ, et al.: Influence of sodium bicarbonate on sprint performance: relationship to dosage. Med Sci Sports Exerc 1988, 20: 566– 569.

29. Stern RA: Effects of sodium phosphate loading on 10 mile cycle time trial performance. University of Brighton 1998, Unpublished thesis.

30. Graham TE: Caffeine and exercise: metabolism, endurance, and performance. Sports Med 2001, 31: 785– 807.

31. Bell DG, Jacobs I, Ellerington K: Effect of caffeine and ephedrine ingestion on anaerobic exercise performance. Med Sci Sports Exerc 2001, 33: 1399– 1403.

32. Williams MH: Facts and fallacies of purported ergogenic amino acid supplements. Clin Sport Med 1999, 18: 633– 649.

33. Barbul A, Lazarou SA: Arginine enhances wound healing and lymphocyte immune responses in humans. Surgery 1990, 108: 331– 337.

34.• Nieman D: Exercise, infection and immunity. Int J Sports Med 1994, 15: S131– S141.

Pioneering work of the immune system and exercise.

35.• Castell LM: Glutamine and the immune response. Can J Physiol Pharmacol 1998, 76: 524– 532.

Good article which supports the use of glutamine in endurance athletes.

36. Nissen S, Sharp R, Ray M, et al.: Effects of leucine metabolite beta-hydroxy-methylbutyrate on muscle metabolism during resistance-exercise training. J Appl Physiol 1996, 81: 2095– 2104.

37. Stensrud T, Ingjer F, Holm H, Stromme SB: L-tryptophan supplementation does not improve running performance. Int J Sports Med 1992, 13: 481– 485.

38. Vuchovich MD, Costill DL, Fink WJ: Carnitine supplementation: effect on muscle carnitine and glycogen content during exercise. Med Sci Sports Exerc 1994, 26: 1122–

39. Bryant RJ, Ryder J, Martino P, et al.: Effects of vitamin E and C supplementation either alone or in combination on exercise-induced lipid peroxidation in trained cyclists. J Strength Cond Res 2003, 17: 792– 800.

40. Theodosakis J, Adderly B, Fox B: The Arthritis Cure: The Medical Miracle That Can Halt, Reverse, and May Even Cure Osteoarthritis. New York : St. Martin ’s; 1997.

41.• McAlindon TE, LaValley MP, Gulin JP, Felson DT: Glucosamine and chondroitin for treatment of osteoarthritis: a systematic quality assessment and meat-analysis. JAMA 2000, 283: 1469– 1475.

Good review of the most recent studies concerning this common supplement.

42. Kiefer D, Pantuso T: Panax ginseng. Am Fam Physician 2003, 68: 1539– 1542.

43. Ahrendt DM: Counseling the athlete. Am Fam Physician 2001, 63: 913– 922.

44. Yesalis CE III, Herrick RT, et al.: Self-reported use of anabolic-androgenic steroids by elite power lifters. Sportmed 1988, 16: 91– 100.

smile